item
Dulces saludables para la noche de Halloween
19 Oct

Dulces saludables para la noche de Halloween

Permite que los niños disfruten de la noche de Halloween con snacks saludables.

No hay una fecha más divertida para tus hijos que la de Halloween. Esa noche en la que se convierten en su personaje favorito y salen a la calle a pedir dulces como premio a esas tan sonadas canciones como "triqui, triqui Halloween…" o "quiero paz, quiero amor, quiero dulces por favor". Esta tradición de pedir dulces en Halloween es una ocasión para compartir con los niños, desde el momento de salir a comprar el disfraz hasta la noche de personificar a ese héroe o princesa que ha decidido ser.

Pese a ello, muchas dudas y temores surgen en los padres, pues no saben cómo regular el consumo de dulces para niños en esa noche que suelen llenar las calabazas de productos altos en azúcar. Sin embargo, tú como padre debes controlar esa situación con una estrategia que los convenza de cambiar sus dulces por otro tipo de snacks saludables para niños como el marañón, maní confitado, con pasas, salado o japonés de Manitoba, que son más nutritivos para ellos.

Pues bien, en Manitoba te damos algunos consejos para que tu hijo goce la fiesta de Halloween y a su vez consuma alimentos que beneficien su organismo.

Recomendaciones para el día de Halloween

1. Permite que él decida qué personaje quiere ser. Cómprale todo lo necesario para ello y sal a pedir dulces con él para que estés pendiente de lo que las personas le ofrecen. 

2. Deja que pida dulces por todo el barrio o centro comercial. Elogia su disfraz para que lo exhiba orgullosamente y hazlo sentir especial; los niños quieren que la gente adivine de qué están disfrazados y que les digan lo bien que se ven.

3. Llena su calabaza y regresa a casa para hacer el conteo de los dulces. Los niños son felices contando qué tan bien les fue en esa noche. Puedes aprovechar esta situación para que refuercen la numeración.

4. Negocia con ellos, dile que por cada 10 dulces le darás uno más grande y más saludable. Es decir, tú ya tienes que tener las opciones de snacks saludables como maní, avellanas o almendras para hacer el cambio. Los niños seguramente lo pensarán unos minutos, pero si lo sabes ofrecer, sin duda harán el trueque de unas cuantas bananas, por un delicioso maní confitado o maíz de Manitoba.

También, puedes cruzar tus manos, llevarlas hacia atrás y decirle que escoja una de las dos. Tienes que hacer que se incline por la mano donde sostienes el producto que quieres que consuma, resaltando sus beneficios y mejores proporciones.

Esto no quiere decir que lo vas a privar de comer algunos de sus dulces, solo debes darle a conocer los riesgos que tiene el consumo de muchos caramelos durante el día como la diabetes, dolor de estómago, lombrices intestinales, entre otras. Debes ser muy claro a la hora de hablar con tu hijo, si hablas con firmeza sobre el tema, seguro entenderá.

Los niños suelen ser de momentos. Así como dejan su juguete favorito porque encuentran otro tipo de distracción, asimismo lo pueden hacer con los dulces y dejarlos o cambiarlos por otros. Si sientes que ha comido mucho dulce, reemplázalo por snacks saludables salados tal como como el maní, la macadamia o las almendras saladitas de Manitoba.

>>Lee también: Agrega frutos secos a la lonchera de tus hijos

5. Revisa la fecha de vencimiento y que las cajitas de los dulces o los empaques no hayan sido manipulados. Además, si tu hijo es menor de 3 años, evita que coma dulces duros y que el consumo diario de caramelos no sea superior a dos por día, esto último aplica para todas las edades.

6. Asegúrate de salir con tu hijo o dejarlo salir con un adulto de confianza. Si tu hijo ya es un poco mayor, puedes animarlo a pedir dulces en grupo, así le dará menos vergüenza a la hora de cantar. También, procura caminar por los andenes y evitar las calles. Si andas por una avenida, trata de caminar en dirección contraria al tráfico.

7. Enséñale a tus hijos que no deben correr para cruzar la calle y pasar de casa en casa. Es preferible primero pasar por un lado de la cuadra y luego pasar la acera y devolverse.

Ahora que ya sabes cómo resolver la situación de los dulces para niños, ¿te animas a salir a la calle con tus hijos en la noche de Halloween?

Comparte con alegría este día tan especial para tus hijos.

>>Te puede interesar: El Snack Saludable para Toda la Semana

 

Contribuye en la alimentación saludable de los niños y permite que disfruten la Halloween con snacks saludables.


No hay una fecha más divertida para tus hijos que la de Halloween. Esa noche en la que se convierten en su personaje favorito y salen a la calle a pedir dulces como premio a esas tan sonadas canciones como "triqui, triqui Halloween…" o "quiero paz, quiero amor, quiero dulces por favor". Esta tradición de pedir dulces en Halloween es una ocasión para compartir con los niños, desde el momento de salir a comprar el disfraz hasta la noche de personificar a ese héroe o princesa que ha decidido ser.


Pese a ello, muchas dudas y temores surgen en los padres, pues no saben cómo regular el consumo de dulces para niños en esa noche que suelen llenar las calabazas de productos altos en azúcar. Sin embargo, tú como padre debes controlar esa situación con una estrategia que los convenza de cambiar sus dulces por otro tipo de snacks saludables para niños como el marañón, maní confitado, con pasas, salado o japonés de Manitoba, que son más nutritivos para ellos.


Pues bien, en Manitoba te damos algunos consejos para que tu hijo goce la fiesta de Halloween y a su vez consuma alimentos que beneficien su organismo.


1. Permite que él decida qué personaje quiere ser. Cómprale todo lo necesario para ello y sal a pedir dulces con él para que estés pendiente de lo que las personas le ofrecen.


2. Deja que pida dulces por todo el barrio o centro comercial. Elogia su disfraz para que lo exhiba orgullosamente y hazlo sentir especial; los niños quieren que la gente adivine de qué están disfrazados y que les digan lo bien que se ven.


3. Llena su calabaza y regresa a casa para hacer el conteo de los dulces. Los niños son felices contando qué tan bien les fue en esa noche. Puedes aprovechar esta situación para que refuercen la numeración.


4. Negocia con ellos, dile que por cada 10 dulces le darás uno más grande y más saludable. Es decir, tú ya tienes que tener las opciones de snacks saludables como maní, avellanas o almendras para hacer el cambio. Los niños seguramente lo pensarán unos minutos, pero si lo sabes ofrecer, sin duda harán el trueque de unas cuantas bananas, por un delicioso maní confitado o maíz de Manitoba.

 

También, puedes cruzar tus manos, llevarlas hacia atrás y decirle que escoja una de las dos. Tienes que hacer que se incline por la mano donde sostienes el producto que quieres que consuma, resaltando sus beneficios y mejores proporciones.


Esto no quiere decir que lo vas a privar de comer algunos de sus dulces, solo debes darle a conocer los riesgos que tiene el consumo de muchos caramelos durante el día como la diabetes, dolor de estómago, lombrices intestinales, entre otras. Debes ser muy claro a la hora de hablar con tu hijo, si hablas con firmeza sobre el tema, seguro entenderá.


Los niños suelen ser de momentos. Así como dejan su juguete favorito porque encuentran otro tipo de distracción, asimismo lo pueden hacer con los dulces y dejarlos o cambiarlos por otros. Si sientes que ha comido mucho dulce, reemplázalo por snacks saludables salados tal como como el maní, la macadamia o las almendras saladitas de Manitoba.


5. Revisa la fecha de vencimiento y que las cajitas de los dulces o los empaques no hayan sido manipulados. Además, si tu hijo es menor de 3 años, evita que coma dulces duros y que el consumo diario de caramelos no sea superior a dos por día, esto último aplica para todas las edades.


6. Asegúrate de salir con tu hijo o dejarlo salir con un adulto de confianza. Si tu hijo ya es un poco mayor, puedes animarlo a pedir dulces en grupo, así le dará menos vergüenza a la hora de cantar. También, procura caminar por los andenes y evitar las calles. Si andas por una avenida, trata de caminar en dirección contraria al tráfico.


7. Enséñale a tus hijos que no deben correr para cruzar la calle y pasar de casa en casa. Es preferible primero pasar por un lado de la cuadra y luego pasar la acera y devolverse.


Ahora que ya sabes cómo resolver la situación de los dulces para niños, ¿te animas a salir a la calle con tus hijos en la noche de Halloween?


Comparte con alegría este día tan especial para tus hijos.